Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ANÁLISIS DE ESPAÑA

Lo que nos une

Fotografía

Por Alejandro RequeijoTiempo de lectura2 min
España16-12-2013

El desafío lanzado por Artur Mas es muy grave. No hay que menospreciarlo. Se dijo que no se atrevería a tanto, pero llegados a este punto cualquier cosa puede pasar de aquí en adelante. Incluso una declaración unilateral de independencia. Si no es CiU, ERC cuando gane las elecciones. Aunque quizá algo tarde, acierta Rajoy cuando reivindica un discurso a favor de las cosas que nos unen. Son muchas y muy valiosas. Desde aspectos fundamentales con mayúsculas como la Economía, la Cultura o la Historia, a cuestiones más mundanas como el fútbol, la cosa más importante de las cosas que no importan. ¿Se imaginan al Barcelona jugándose una Lliga con el Espanyol y el Sabadell? Por ahí ya habría más de uno que empezaría a pensárselo. Reivindicar lo que nos une está bien, pero no sólo para ganarse a Cataluña. ¿Qué es lo que nos une a los españoles en general? ¿Están los españoles unidos en torno a un proyecto ilusionante de país? Rajoy, además de ganarse a Cataluña, principalmente tiene que ganarse a España. Y España hoy es un país en el que una familia puede morir por comer comida caducada sacada de la basura. Es el país de las tasas judiciales, las tasas universitarias, el abaratamiento del despido, la reducción de sueldos, los millones de parados, los jóvenes exiliados, las pensiones en peligro…. Es el país en el que se suplen policías y guardias civiles por agentes de seguridad privada: menos sueldo, menos preparación, menos protección y por tanto más dóciles y a ser posible de la empresa de algún cuñado de un amigo de un director general de algo. Quien quiera Estado del bienestar, que se lo pague. Es el país en el que los dos principales partidos blindan su inmunidad eligiendo a los jueces a dedo. Es el país en el que se machaca a la clase media a impuestos y se hace una amnistía fiscal para los ricos. Es el país en el que se pueden contar con los dedos de una mano los corruptos que están en prisión por haber arruinado bancos, empresas, comunidades… a la gente. España es el país en el que, mientras esto sucede, sus dirigentes sacan pecho porque se ha reducido la prima de riesgo. O venden regeneración mientras eligen qué periodista les puede preguntar (y sobre todo quien no) en las ruedas de prensa. En los últimos años lo que de verdad une a la sociedad española es un gran desapego y desconfianza hacia sus instituciones y sus líderes. Al nacionalismo es muy complicado convencerlo apelando a la Constitución, a su salida de Europa (que eso habría que verlo) o a que aquello era una guerra de sucesión y no de secesión. A este nacionalismo se le convence de que sus tesis son un atraso ofreciendo una opción mejor. Y hoy, hasta al resto de españoles nos cuesta mucho reconocernos, identificarnos, creernos esta España.

Fotografía de Alejandro Requeijo

Alejandro Requeijo

Licenciado en Periodismo

Escribo en LaSemana.es desde 2003

Redactor de El Español

Especialista en Seguridad y Terrorismo

He trabajado en Europa Press, EFE y Somos Radio