CICLISMO

El veto a Astaná perjudica a Alberto
Contador y quizá a Unipublic

02-03-2008
Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar

Las rencillas entre el Tour de Francia y Johan Bruyneel han salpicado de pleno al vigente ganador de la ronda francesa, Alberto Contador, cuyo equipo ha sido vetado y no podrá competir en la carrera más importante del año. Aunque sí podrá hacerlo en la Vuelta a España, su nuevo objetivo para la temporada, los rumores de fusión entre los organizadores de la Vuelta y del Tour podrían complicar la situación aún más si cabe.

En poco tres años de vida, el equipo Astaná ha asistido a dos refundaciones de raíz para tratar de extirpar cualquier vinculación con la sombra del dopaje. El equipo surgió, en mayo de 2006, por la implicación en la Operación Puerto de Manolo Saiz, director del equipo Liberty Seguros, que retiró su patrocinio: la intervención del corredor kazajo Alexandre Vinokourov para encontrar mecenas en su país y poder competir en el Tour de Francia -aunque no lo consiguió- sirvió para mantener la estructura del equipo hasta el final de aquella temporada.
Al año siguiente, para poder disputar el Tour, el equipo canceló su contrato con Active Bay, la sociedad de Saiz y Pablo Antón, y se hizo con una licencia ProTour en Suiza. En una gestión auspiciada por el ex ciclista Tony Rominger, el representante de éste, Marc Biver, tomó elementos de la estructura que tuvo el equipo Phonak, caído en desgracia por el positivo de Floyd Landis en el Tour de 2006. Sin embargo, los positivos en el Tour del propio Vinokourov y de su compatriota Andrei Kasheckin en 2007, por transfusión sanguínea, acabaron con su carrera y con la trayectoria del equipo, que con un contrato de varias temporadas, debe resolver aún la cancelación con Biver.

Las ¬purgas¬ del Tour
Con la retirada de Lance Armstrong, Discovery Channel mantuvo su patrocinio en la escuadra de Johan Bruyneel, pero no lo renovó al término de 2007. Con una estructura condenada a la desaparición, Bruyneel -aun a riesgo de invertir sin el apoyo de Armstrong- aceptó el patrocinio de Astaná y se trajo a numerosos corredores, entre ellos el estadounidense Levi Leipheimer, el portugués Sergio Paulinho y los españoles Alberto Contador y Chechu Rubiera. Para mejorar su imagen, el equipo se comprometió a participar en el programa antidopaje que el nuevo director, el francés Alain Gallopin, había desarrollado en la escuadra danesa CSC, con una inversión de al menos 300.000 euros.
Sin embargo, después de que el diario L¬Équipe revelase que Armstrong se dopó en 2001, y aunque el caso estaba prescrito, la excusa ha servido al Tour para declarar su enemistad con Bruyneel y vetar su participación no sólo en la Grande Boucle, sino en todas las carreras organizadas por Amaury Sports Organisation (ASO), es decir, clásicas como la París-Roubaix y la Lieja-Bastogne-Lieja, así como la París-Niza y la Flecha Valona. El riesgo de no poder ofrecer exposición en las televisiones y retorno para la inversión de los patrocinadores pone en juego la propia supervivencia del equipo. Un aspecto, en todo caso, secundario para el Tour de Francia.

Futuros inciertos
Encontrar nuevos mecenas es una misión prácticamente imposible, habida cuenta de las dificultades que experimentó el propio Bruyneel y de otros ejemplos, como la estructura que fue del equipo alemán Telekom y T-Mobile. Bautizada con su propio nombre, High Road, el equipo no tiene un patrocinador principal para engordar su presupuesto, tan sólo proveedores de materiales técnicos, y corre con un jersey casi blanco, pelado de patrocinadores. Aunque el Tour ha querido suavizar posturas y ha dicho que no tiene nada en contra de Contador, al que permitiría participar en otro equipo, el madrileño se atiene al compromiso firmado con Bruyneel y Astaná, por lo que piensa en cambiar la planificacińo de la temporada para disputar los Juegos Olímpicos y la Vuelta a España.
Pero la situación podría ser más difícil todavía: aunque el director general de la Vuelta, Víctor Cordero, ha hecho público su apoyo a Contador y no impedirá competir a Astaná, la empresa organizadora de la Vuelta, Unipublic, podría fusionarse con la organizadora del Tour, ASO. Con la salida de la familia Franco del accionariado de Unipublic en 2005, que pasó a manos del grupo Antena 3, la empresa ha perdido valor y se encuentra en una situación de debilidad con respecto a ASO, un gigante en términos de negocio. La operación, además, tendría un fuerte componente político, puesto que ASO encabeza la lucha contra la UCI y el circuito ProTour y se pondría en una posición de fuerza para llegar a crear, en última instancia, un circuito profesional paralelo, que debilitaría todavía más la imagen del ciclismo y dificultaría el objetivo de llegar a los espectadores.

A FONDO

PROTECCIÓN DE DATOS

RGPD: El que mucho acepta, poco reclama

A FONDO: DATOSVibra el teléfono. "¡Hola! Tenemos nuevos términos de protección de datos. Para seguir, acepta". En las últimas semanas, diferentes aplicaciones móviles se han llenado de notificaciones, alertas y mensajes para informar a los usuarios sobre las nuevas políticas de privacidad... (sigue)

pinga02 728x90
Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2019 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad