LIGA DE LA JUSTICIA (Zack Snyder, XXI)

Wonder Woman sustituye a Superman

Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar

Liga de la Justicia

Director: Zack Snyder

Actores: Ben Affleck, Gal Gadot, Jason Momoa, Ezra Miller, Henry Cavill, Ray Fisher, Hiar

Género: Acción

Duración: 120 mins

País: EEUU

Año: XXI

“You can’t save the world alone”. La unión hace la fuerza, y los superhéroes del Universo DC lo han demostrado en Liga de la Justicia. Batman, interpretado por Ben Affleck, reúne al resto del equipo, formado por Wonder Woman (Gal Gadot), Aquaman (Jason Momoa), Flash (Ezra Miller), Cyborg (Ray Fisher) y Superman (Henry Cavill) para juntos enfrentarse a Steppenwolf.

En un mundo cada vez más peligroso, Wonder Woman toma las riendas del cotarro; sustituye al difunto Superman -que murió en Batman vs Superman: El Amanecer de la Justicia- como compañero de equipo de Batman. A pesar de ser la única mujer del grupo, siempre destaca por su fuerza y por su valentía.

Con una producción mediocre, es una pena que la película se asemeje tanto a las historias que narra Marvel y a sus personajes. Hay bastantes similitudes y algunas de ellas muy claras, saltan a la vista en cuanto aparecen. Por ejemplo, es inevitable pensar en el Espantapájaros de Batman Begins de Nolan al ver a los secuaces del nuevo villano de DC, Steppenwolf. El miedo vuelve a ser una fuente de poder, pero esta vez sirve a unos bichos metálicos que suplen a Cillian Murphy; sin presencia ni impacto, no son ni mucho menos rivales para el Espantapájaros.

Otro aspecto que llama la atención es el parentesco que guardan muchos de los integrantes de Liga de la Justicia con los de Los Vengadores. También comparten el propósito en la película: las gemas de poder de Marvel aquí son cajas madre de poder, y de ambas solo puede surgir caos. Misma historia distinto héroe. Frente al éxito del trabajo en equipo de Marvel, aquí quien salva el mundo es Superman, aunque Batman y Wonder Woman incluyan en sus planes a Flash, a Aquaman y a Cyborg.

Termina la película y uno no sabe cómo reaccionar; quizá porque engancha tanto que aún no sientes que ha llegado el final, o no lo quieres sentir. O bien -muy diferente al motivo anterior- porque te das cuenta de que DC ha llegado tarde. Y es que la historia, a pesar de ser buena, no dice nada que no haya dicho Marvel ya. Podría compararse Liga de la Justicia (DC) con La era de Ultrón (Marvel).

Un Batman -en primer lugar- que se convierte en el Alter Ego de Iron Man, un intento de líder del grupo; los toques cómicos del héroe de Marvel se han procurado implantar también en el hombre murciélago sin mucho éxito, ya que no llega ni de lejos al nivel de Downey Jr. Esto lleva a considerar prescindible la presencia de Batman, por no tener humor suficiente.

En segundo lugar, la alianza de “los buenos” para juntos acabar con el enemigo, que amenaza con la destrucción del mundo entero, y, en último lugar, la búsqueda de las cajas madre equivaldría a las gemas del poder.

Dejando aparte la rivalidad Marvel-DC, también se encuentra una similitud entre uno de los personajes clave de la película; esta vez Superman recuerda al Frankenstein de Mary Shelly, antiguo libro que se guionizó y se llevó a la gran pantalla.

Pero las cosas como son. Nolan seguirá siendo el eterno rival de Snyder, y su lucha por conquistar a los “frikis” de los superhéroes se mantendrá a lo largo de los años. Y DC lo sabe; ya tiene en mente proyectos en los que se determinará ese resultado.

Estrenos | Más Películas
Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2018 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad