HANDIA (Aitor Arregi y Jon Garaño, XXI)

'Handia' como reflejo de la crueldad del ser humano

Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar

Handia

Director: Aitor Arregi y Jon Garaño

Actores: Ramón Agirre, Eneko Sagardoy, Joseba Usabiaga, Aia Kruse, Iñigo Aranburu

Género: Drama

Duración: 114 minutos

País: España

Año: XXI

Podría haber representado a España en la próxima edición de los Oscar. El tratamiento humano que destila desde el comienzo sirve como antibiótico contra los prejuicios que asolan nuestra cultura como país. "¿Es retrasado? No, es vasco". Handia va más allá para adentrarse en la diversidad del ser humano, contextualizado en la apacible y a la vez dura vida en la experiencia campestre, interrumpida por la crueldad de la I Guerra Carlista.

 A la vuelta de la contienda todo sigue igual, salvo por la enfermedad que a los 20 años convierte al protagonista y hermano del soldado en un ser sobrehumano, un gigante interpretado por un Eneko Sagardoy que borda su papel ya no sólo en la piel del sufridor del gigantismo, sino en una persona inocente con problemas para expresas sus sentimientos. El actor es todo un descubrimiento, Joaquín es la media naranja de su hermano, Martín, interpretado por Joseba Usabiaga. No son conocidos fuera del País Vasco. Hemos llegado a tiempo y todo apunta a que su carrera puede ser a partir de ahora meteórica.

 Si cambia nuestro físico llegamos a convertirnos en un elemento observable, extraño al que mirar como un ser diferente, mitológico. El gigante de Altzo de mitad del siglo XIX llevado al cine como personaje histórico hecho leyenda como inspiración. Miguel Joaquín Eleizegi Arteaga creció hasta su muerte con 43 años y con 2,42 metros de estatura.

 Y entonces la deformidad nos convierte en títeres de feria con los que hacer caja porque la situación es la que es y podemos estar a punto de perder nuestra casa. Y en este contexto Aitor Arregui y Jon Garaño dirigen una película convertida en un viaje que transforma a sus protagonistas. Junto con José María Goenaga Garaño nos llevó a acariciar la estatuilla de oro con Loreak. Handia tiene su sello. E incluso la supera. Con escenas que se burlan con cariño de la reina niña Isabel II.

 Es difícil para el autor lograr que el espectador sienta el mismo dolor que la ficción que está viviendo desde su cómoda butaca. Handia lo consigue. Por eso es una perla del cine vasco de la década que merece el Premio Especial del Jurado del Festival de Cine de San Sebastián. Porque profundiza en sentimientos fraternales que superan las ambiciones personales.

Estrenos | Más Películas
pinga02 728x90
Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2017 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad