LOS HOLLAR (John Krasinski, XXI)

Otra típica comedia familiar

Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar

Los Hollar

Director: John Krasinski

Actores: John Krasinski, Anna Kendrick, Mary Elizabeth Winstead, Sharlto Copley, Richard

Género: Comedia

Duración: 88

País: Estados Unidos

Año: XXI

Las comedias familiares están bien, en ocasiones incluso muy bien. Su innegable mejor parte es la unión que provocan. Esas dos horas en que todos se juntan bajo una misma risa y aquellos instantes en los que comparten pensamientos parecidos, reflexiones que le hacen a uno darse cuenta de lo importante que es poder contar y valorar a la gente que realmente está a su lado cuando es necesario de verdad. La mayoría de películas incluidas en este género tienen en común muchos factores. Ese aire amable, un reparto normalmente prototípico, simpático y entrañable. Y luego el propósito tierno que suelen esconder. Esos ánimos por unir y provocar bonitas reconciliaciones que, dígase esto como plus, pueden funcionar.

 En este caso el cineasta con evidente inclinación indie John Krasinski lanza a cartelera a la familia Hollar, un clan peculiar, por decirlo suavemente. El padre sufre constantes ataques de nervios, uno de los hermanos sería considerado el rarito… ya de por sí, sufren una desestructuración importante y a ese punto hay que sumar el desencadenante del argumento. La cabeza de la tropa, Sally Hollar tiene un tumor cerebral. Es a raíz de este horrible descubrimiento que aparece en escena otro de los personajes fundamentales, John, el vástago mayor. De la noche a la mañana se ve obligado a dejar atrás a su esposa embarazada y volver a la tierra de sus raíces para cuidar de otra de las mujeres más importantes de su vida días antes a una intervención de alto riesgo.

No es solo el duro hecho de abandonar temporalmente a su esposa embarazada y romper con su cómoda y querida rutina, lo que realmente preocupa a John, además de obviamente la delicada salud de su madre, es esa sensación de incapacidad que le invade cuando piensa que debe enfrentarse a sus fantasmas, entre los que verá a una exnovia que amenaza con despertarle sentimientos que creía olvidados. Se nota extranjero volviendo a un pueblo que tantos buenos momentos le dio y que después le invitó a cambiar. Poco a poco, el joven se irá replanteando el rumbo que le confirió a sus días y quizá las circunstancias le hagan dar un giro decisivo.

 Una vez más, y a la vista del argumento, la cinta parte de forma prometedora con un objetivo tan tierno como el que comparten las compañeras del género. Compañeras del tipo de Doce en casa, la más reciente Padres por desigual o la ya antigua Sweet home Alabama. Esta comparte mucho con la presente. Una chica cuya existencia destila lujo y esplendor se ve obligada a volver a su hogar pueblerino y allí se redescubrirá. Aunque esta guarda unos tintes románticos que esta otra cambia por la familia, el fondo es exacto. Ahondar en el interior del protagonista haciéndole añorar lo que realmente le hace ser él.

 La cinta que encumbró a la fama a Resse Whiterspoon gozó de una acogida tan positiva en su día que la convirtió en un emblema del cine romántico y en consecuencia, habrá quien piense que esta película seguirá sus pasos. No es así, por la sencilla razón de que la formula pude resultar una vez, sin embargo si se abusa de ella pierde el efecto, como si se tratase de una sobredosis de medicación. El síndrome de fabricar largometrajes familiares bajo esquemas primos hermanos fingiendo aportar cada vez algo diferente ya cansa, sobre todo cuando, como en este caso, las novedades brillan por su ausencia.

 En su empeño por elaborar un producto comercial para cosechar una respuesta favorable generalizada, Krasinski se pierde en un proyecto simplón y repetitivo cuyo único toque de gracia está en las interpretaciones. Los actores si están aceptables y consiguen que al menos el resultado final no deje un regusto a pesadez, alguna sonrisa provoca, pero eso es todo.

Estrenos | Más Películas
pinga02 728x90
Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2017 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad