MOONLIGHT (Barry Jenkins, XXI)

La rosa entre espinas

Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar

Moonlight

Director: Barry Jenkins

Actores: Ashton Sanders, Trevante Rhodes, Mahershala Ali, Janelle Monae, Naomie Harris, A

Género: Drama

Duración: 111 Minutos

País: Estados Unidos

Año: XXI

A partir de este viernes la cartelera invita al público a conocer la historia de Chiron, un chico afroamericano que se da a conocer desde su más tierna infancia hasta la madurez. Crece y se cria en un entorno que desde el principio no es el suyo. En las barriadas conflictivas de una ciudad que al caer la noche ve como sus calles se tiñen al compás de la oscuridad con los colores de la decepción y el fracaso, mientras la droga hace mella en las vidas prometedores de los jóvenes ignorantes que venden su alma por un rato de diversión. En un universo colmado de prejuicios y el seno de una familia desestructurada el protagonista de esta narración crece como lo haría una rosa en un campo rodeado de espinas, arrastrando una fuerte crisis de identidad. Los personajes que le rodean no dejaran de preguntarle ¿Quién eres? Y el, que al principio de la historia era mero espectador esperando una respuesta al respecto se convierte de pronto en protagonista y, explorando su propia alma encerrada en lugar adverso poco a poco halla solución al dilema de su vida.

La identidad sexual será el principal punto de conflicto para un muchacho que vivirá en primera persona los estragos del bulling y la perdida de nexo en su clan, con una madre politoxicómana que desarrollara hacia él una actitud absolutamente deleznable y capaz de desestabilizar su equilibrio emocional. El argumento no es nada nuevo ni del otro mundo. Todos habrán asistido alguna vez al recorrido existencial de personajes perdidos, incomprendidos y masacrados por su forma de ser o vivir. Ahí está el exitoso largometraje de Precious, la joven discriminada por sus muchísimas dificultades en entorno cambiante, o yendo más allá, los vaqueros que en Brokeback mountain se sobreponen a todo y todos por defender algo indefendible en la época con la que les tocó lidiar. Son multitud las personalidades recreadas en la gran pantalla con el problema común de no encajar, pero en Moonlight hay algo distinto y es la perspectiva.

Aquí el desarrollo argumental no se centra en el que, sino en el cómo. El director del filme, Barry Jenkins decide que se llegue a conocer a Chiron, no directamente por sus propios sino dejando que desarrolle su personalidad según se van cruzando en su camino distintas gentes que representarían un aspecto de su existir. Son los personajes secundarios los que, con sus actos le hacen avanzar y en ese punto radica la principal distinción respecto a otras producciones, donde es el actor principal quien más destaca, en este caso no le da mucho tiempo a brillar, pues sus pocas líneas de dialogo no lo permiten.

Lo que si es cierto es que el reparto brilla con luz propia y son algunos de los interpretes secundarios los nominados a los Oscar por su trabajo en el proyecto. Esta película es una prueba perfecta de que el triunfo puede alcanzarse, aun cuando no es el argumento quien la haga merecedora de tal premio. En este caso es el argumento y la forma de llevarlo a efecto de los involucrados, así como un enfoque rompedor de la historia y una fotografía magnifica la que la hacen total merecedora de las nominaciones a grandes premios que tiene en su haber. Merece la pena muchísimo invertir el dinero de una entrada para conocer a este chaval marcado por las circunstancias e incomprensión de los demás. Una persona que desentona del resto hasta encontrarse a sí mismo con la ayuda no intencionada precisamente de aquellos que buscan hundirle y que, sin pretenderlo le fortalecen.

Estrenos | Más Películas
pinga02 728x90
Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2017 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad