Mundial de Baloncesto 2014

GRUPO A
España 10
Brasil 9
Francia 8
Serbia 7
Irán 6
Egipto 5

GRUPO B
Grecia 10
Croacia 8
Argentina 8
Senegal 7
Puerto Rico 6
Filipinas 6

GRUPO C
EE.UU. 10
Turquía 8
R. Dominicana 7
Nueva Zelanda 7
Ucrania 7
Finlandia 6

GRUPO D
Lituania 9
Eslovenia 9
Australia 8
México 7
Angola 7
Corea del Sur 5


Serbia no perdona

13-09-2014
Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar 1517

La selección balcánica ha ido de menos a más en el mundial. Empezaron con una mediocre fase de grupos para acabar siendo la sorpresa de la competición. En un emocionante partido, que se jugó desde la línea de tres, los serbios terminaron por eliminar a Francia para solidificar su pase a las finales.


Los protagonistas del partido fueron las muñecas de Milos Teodosic y Nicolas Batum. Ambos jugadores se midieron en un duelo sin igual de tiro exterior. La batalla en anotación la ganó el francés con 35 puntos, pero la guerra la ganó el serbio con 24 tantos y el pase a las finales del Mundial.

El partido comenzó con una selección serbia que sorprendió. Los de los Balcanes salieron al parqué con el cuchillo entre los dientes. Raduljica y Bogdanovic pronto pusieron una brecha en el marcador demostrando un ataque fluido que se nutría con los tiros fuera del área. Los franceses trataron de acortar distancias con el tiro de tres, pero sus rivales tenían el mismo -o incluso más- acierto desde la línea exterior.

Al festival ofensivo balcánico se unió Teodosic, que a partir del segundo cuarto se convirtió en el referente en ataque del cuadro comandado por Djordjevic. La tónica se mantuvo pasado el ecuador del partido. Parecía que Francia se había descolgado totalmente del encuentro cuando al finalizar el tercer cuarto el marcador reflejaba un 46-61.

En el último periodo es cuando las cosas se pusieron verdaderamente emocionantes. Batum y Diaw comenzaron a apretar en ataque y poco a poco la ventaja en el marcador se iba recortando. Las alarmas en Serbia sonaron cuando Fournier metió un triple que puso la renta a tan solo tres puntos.

No obstante, Bogdanovic consiguió salvar el partido manteniendo las distancias, como no, a golpe de tiro exterior. El verdadero héroe del país balcánico fue la estrella serbia, Milos Teodosic. Una vez más, vestido de superhombre, el serbio protagonizó un último cuarto sublime que finalmente truncó los sueños mundialistas de los hombres de Collet. Al toque de la bocina, el marcador reflejaba un 85-90 que clasifica a los serbios a la final contra Estados Unidos del Mundial de Baloncesto 2014.

Mundial de Baloncesto 2014
pinga02 728x90
Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2019 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad