400 años de su muerte

Miguel de Cervantes: El escritor nunca muere

400 años son muchos y más si se habla de literatura, pero Miguel de Cervantes ha conseguido superarlos al ser considerado uno de los mejores literatos mundiales y el más representativo en español. Su obra ha traspasado fronteras y ha influido a escritores actuales. Don Quijote de la Mancha es su obra más conocida, pero detrás de este madrileño obsesionado por los campos manchegos se esconde mucho más que este personaje que murió sin saber que había hecho historia.

| Fotos: Museo Cervantes de Alcalá
22-04-2016
Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar

Las formas y la literatura ha cambiado pero si se pregunta por el escritor español más conocido de todos los tiempos seguro que sale el nombre de Miguel de Cervantes. Porque aunque él no se quería acordar del lugar de La Mancha, el paso del tiempo lo ha hecho inolvidable.

El viernes 22 de abril de 2016 se cumplen 400 años de la muerte del genio literario pero Miguel de Cervantes fue mucho más que Don Quijote de la Mancha. El escritor fue haciendo mano con las Novelas ejemplares, una serie de novelas cortas que se suelen dividir en dos grupos: de carácter idealista y de carácter realista. Las primeras están incluidas por las literatura italiana con enredos amorosos y personajes muy idealizados. Las de carácter realista atienden más a la descripción de ambientes y personajes, en muchos casos con imagen crítica. 

La gitanilla, El coloquio de los perros, La española inglesa o El amante liberal son solo algunos de ellos títulos que las agruparon,  que se convirtieron, además, en los primeros pasos de Miguel de Cervantes dentro de la novela moderna de la que, más tarde se convertiría en su precursor. Estas breves novelas fueron escritas a finales del siglo XVI y principios del XVII y fueron publicadas por primera vez en 1613. 

Su primera novela larga  fue La Galatea, publicada en 1985. Esta novela pastoril se divide en seis libros en los que se pueden encontrar una gran colección sobre poemas de amor. Además, hay otras obras que se le atribuyen a Miguel de Cervantes aunque no están firmadas por él, es el caso de La tía fingida, escrita de forma muy similar a las novelas ejemplares, El Buscapié, La conquista de Jerusalén, Los habladores y Las semanas del jardín.

Una vida quijotesca
Jordi García, biógrafo de Miguel de Cervantes, afirma en unas declaraciones a La Sexta que fue el escritor madrileño el encargado de inventar la novela moderna y es que en su gran obra “Proyecta una visión del mundo asombrosa, emocionante, al mismo tiempo ridícula y entrañable”, jugando con el lector y la historia.

 Pero mejor viajamos hasta 1605, cuando se publicó la primera parte de Don Quijote de La Mancha, bajo el título El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Fue ese el momento en el que nació el que a día de hoy, más de 400 años después, sigue siendo el libro más importante de la literatura española y uno de los más importantes de la literatura universal. Los lectores de la época tuvieron que esperar 10 años, hasta 1615 para conocer cómo terminaban las aventuras de Don Quijote en el segundo libro: El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha

 Años más tarde son muchos los misterios que siguen rodeando a la novela pero el principal es el verdadero nombre del pueblo que el autor cita al principio (“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor”). Villanueva de los Infantes (Ciudad Real) y Mota del Cuervo (Cuenca) han dedicado tiempo al estudio para averiguar de qué lugar partió Don Quijote en su aventura y sin duda, el debate está servido.

 Otro de los grandes debates es la existencia del hidalgo don Quijote. Numerosos estudios afirman que este personaje podría ser real y estar basado en Alonso Quijada, el anterior propietario de la vivienda de Miguel de Cervantes y su mujer en Esquivias (Toledo).

El legado de Cervantes
Miguel de Cervantes falleció el 22 de abril de 1616 con 68 años y sin saber exactamente que se había convertido en el referente literario. Aún así, y por si lo publicado en vida no fuese suficiente para dejar una gran huella, en 1617 se publicó su única novela póstuma Los trabajos de Persiles y Segismunda. En esta novela se encuentran unos versos escritos apenas unos días antes de su muerte en los que se despide así: "Puesto ya el pie en el estribo, con ansias de la muerte, gran señor, esta te escribo”.

 Se dice que ese mismo día murió otro gran literato, en este caso inglés: Shakespeare. Esto no es del todo cierto ya que la fecha de fallecimiento es el 23 de abril, es decir, un día más tarde, aunque del calendario juliano, que correspondería al 3 de mayo del calendario gregoriano (el que estaba establecido en España). Pero esta no es la única línea que une a los dos escritores, ya que se cree que Don Quijote de la Mancha “influyó” en la obra de Shakespeare según expertos en ambos autores, según la Agencia EFE. Esta teoría nace del profesor de la Universidad  de Nottingham, Brean Hammond, en la que defiende que la obra Cinbelino del autor inglés, “podría estar inspirado” en La historia del curioso impertinente de la primera parte de Don Quijote de la Mancha.

Pero Cervantes realmente ¿quién era? El escritor nació en Alcalá de Henares en 1547 bajo la protección de una familia de clase media-alta hasta que su padre se endeudó. El paso de los años lo hicieron recorrer gran parte de la geografía sur de España, pero tuvo que huir y terminó en Italia. Esto lo llevó a la batalla de Lepanto en la que, según algunas fuentes, se quedó sin mano. Esta historia no es del todo cierta, ya que lo que realmente le pasó a Miguel de Cervantes es que le quedaron secuelas de esta aventura en su mano izquierda, pero la conservaba.

Durante sus años como escritor congenió especialmente con otro gran literato: Lope de Vega. Su amistad se vio truncada y a lo largo de los años fueron muchos los mensajes que se enviaban ocultos dentro de sus textos. Se rumorea que su enemistad vino en parte porque Cervantes vio frustrado su éxito por el que tenía, en aquel momento Lope de Vega, aunque el tiempo ha hablado y ahora es Miguel de Cervantes quien gana en reconocimiento. 

Una vida que seguirá dando mucho que hablar, pero mientras tanto los lectores podrán seguir disfrutando de su obra con las muchas ediciones y versiones que se han hecho de su novela más famosa. 400 años después de su muerte el país conmemora la vida y obra de Cervantes con una semana de actos que llega hasta el epicentro de la política española, y en la que durante unas horas se dejará de hablar de los enredos del futuro de España para ensalzar al Quijote. 

"Por qué no abrir las puertas del Congreso no sólo a los debates políticos, a las leyes o a las iniciativas políticas sino a causas que unen a la ciudadanía española, que nos sitúen juntos en el mundo de la creación de la cultura", decía Patxi López, el presidente del Congreso de los diputados, para presentar los actos homenaje. Quizás sean los clásicos de la cultura española los que inspiren la formación de Gobierno.  

¡Larga vida al Quijote!

  • BLOG SOBRE EL M€RCADO DEL DEPORTE

    M. Elena Martínez Quesada

    Si nieva, que sean copos azulgranas

  • pinga02 728x90
    Síguenos en Facebook y Twitter
    © 1997-2017 AGD y LaSemana.es
    ¿Quiénes somos? | Contratar publicidad