SADIK BUCOLLI, ALBANO-KOSOVAR REFUGIADO EN ESPAÑA

"Somos un pueblo que quiere la paz"

Sadik Bucolli es uno de los 102 albano-kosovares que han llegado a Sigüenza (Guadalajara). Su historia representa a la de todo un pueblo: está herido - física y psíquicamente - y lejos de su tierra. A pesar de no tener más de 35 años, su mirada delata que el tiempo ha pasado más rápido por él que por cualquier otro joven europeo. Al igual que sus compañeros refugiados, se siente incapaz de ayudar a su pueblo en la lucha contra el ejército serbio, pero las heridas duelen más que la impotencia. Tiene una respuesta clara a la pregunta por los conflictos ocurridos en la última década en la antigua Yugoslavia: "La historia no perdona a Europa".

| Fotos: Julián Lozano
Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar


"La historia no perdona a Europa"
El seminario de Sigüenza es el nuevo hogar de estas 102 personas. En los últimos días, ha recibido la visita de las personalidades más importantes del país, incluido el presidente del Gobierno. Los encargados de cuidar a los kosovares han tratado de preservar la intimidad de los refugiados alejando a los medios de comunicación. La Semana que vivimos ha conseguido entrar en el seminario seguntino y entrevistar a Sadik, gracias a los responsables de ACCEM (Asociación Comisión Católica Española de Migración), ONG encargada del viaje y de la acogida de los albano-kosovares.

El edificio, recientemente reconstruido, es uno de los más representativos de la ciudad. Esconde un precioso patio interior en el que corretean algunos niños, ajenos a la tragedia que han vivido. Detrás de él, un campo de fútbol sala - feudo habitual de los seminaristas - es utilizado por los jóvenes, que desde que llegaron lo han okupado. En el primer piso, encontramos la sala de la televisión, en la que los adultos se suelen reunir por las tardes para charlar. A pocos metros, se sitúa la improvisada mezquita, una pequeña habitación, sin mobiliario, presidida por una hermosa alfombra, en la que diariamente realizan sus ritos islámicos. El segundo piso alberga las habitaciones. Las normas internas nos impiden acceder a los dormitorios, con el fin de preservar la intimidad de los huéspedes. Entramos en la sala de la televisión, donde hay colgado un calendario en el que aparecen dos guerrilleros armados. Encima de ellos se pueden leer las siglas U.C.K., Ejército de Liberación de Kosovo. Skender, el traductor, facilita la comunicación. El gesto de Sadik es inequívoco: "charlemos".


"Rugova representa el futuro de Kosovo. Su lucha pacífica es un ejemplo para todos nosotros"
LA CONVERSACIÓN

¿Qué tal os han acogido en España?
Muy bien - responde con una gran sonrisa -.

¿Qué tienes pensado para el futuro?
Quiero volver a mi país. Aquí estoy a gusto, pero es algo provisional.

¿Cómo explicarías a alguien que no sabe nada de tu país lo que está ocurriendo allí?
La división de Albania a principios de siglo fue un gran error. Después, se cometieron unos cuantos más. La historia no perdona a Europa. Kosovo es de los kosovares, los serbios llegaron después y nos echaron. Nosotros somos un pueblo que quiere la paz, pero no podemos renunciar a ser independientes. Nosotros estábamos allí antes. Ésta es la razón por la que ahora miles de personas están muriendo en centro Europa, en el corazón de la civilización occidental.

¿Cómo acabará la guerra?
La OTAN vencerá a Milosevic y todo cambiará. La OTAN está obrando bien; - piensa un momento - además, esta intervención es un ejemplo para los demás dictadores.

¿Por qué crees que EE.UU. apoya decididamente la intervención?
Los americanos saben lo que los serbios hicieron en Bosnia - reflexiona unos segundos -. EE.UU. es el país más democrático del mundo, y por eso apoya la intervención. Lucha por la democracia.


"El Ejército de Liberación de Kosovo es la forma de decir a Serbia que estamos vivos y que vamos a luchar"
¿Qué significa Ibrahim Rugova para un albano-kosovar?
Es la base del futuro de Kosovo. Su lucha pacífica es un ejemplo para todos nosotros.

¿Y Milosevic?
Prefiero no hablar de él. Es alguien que ha hecho daño a Kosovo, a Serbia y a todo el mundo.

¿Qué piensas cuando se califica al U.C.K. de comando terrorista?
Es injusto. El U.C.K. se engendró como respuesta a los asesinatos de kosovares que los serbios cometían cuando nuestros jóvenes realizaban el servicio militar. El Ejército de Liberación de Kosovo es la forma de decir a Serbia que estamos vivos y que vamos a luchar."

¿Qué opinas del antiguo dictador yugoslavo Tito?
Dio derechos a todas las Repúblicas, incluso al pueblo kosovar, pero dio más poder a los serbios. Creo que esa fue la razón de los posteriores desequilibrios.

Antes de irte a comer dime qué piensas de los nacionalismos.
Sólo sé que mi pueblo reclama algo justo. Tal vez la clave del problema es que nunca hubo un nacionalismo yugoslavo, sino uno croata, otro serbio, otro esloveno...

Con una sonrisa en su rostro y un gracias en nuestros labios se termina la conversación.


Dos niños albano-kosovares hicieron el saque de honor en el partido del equipo de Sigüenza
LOS VOLUNTARIOS

Ahora, toca el turno de los voluntarios. Nos atendió Jaime Díez, un joven vasco afincado en Madrid que lleva unos días entre los refugiados. Entre risas, nos explica por qué decidió "echar una mano" a los kosovares: "voy a dejar la carrera este año. Creo que lo mejor que puedo hacer en este momento es ayudar a esta gente".

Con un café entre las manos, Jaime nos comenta que el pueblo se ha volcado con los refugiados. "Ya no hay sitio para guardar toda la ropa que nos han dado; ahora lo que necesitamos es dinero para la manutención". Nos pide que publiquemos el número de las cuentas a través de las que se puede colaborar: Nº 2005-2 de la sucursal 1 del Banco Santander Central Hispano y Nº 3000 de Ibercaja. Dice que al principio "los refugiados estaban un poco fuera de sitio, pero el cariño de la gente está haciendo que se integren rápidamente". Junto a él, unos quince voluntarios - y algún que otro seminarista - cuidan de los albano-kosovares. Juegan con los niños y hacen compañía a los adultos. El objetivo es hacerles olvidar. "El domingo fueron invitados al partido de fútbol del equipo de aquí. Dos niños hicieron el saque de honor. Durante 90 minutos, el Club Deportivo Sigüenza contó con cien seguidores más. Los jugadores lo agradecieron dedicándoles la victoria. Cada vez están más integrados".

Distintas lenguas, etnias diferentes, diversos credos... y sin embargo, seguntinos y kosovares conviven en armonía. Tal vez, porque al mirarse "sólo" ven hombres, ni razas ni nacionalidades. La Castilla profunda, de raíces cristianas y costumbres centenarias, ha acogido al pueblo kosovar, un pueblo que no tiene raíces porque siempre ha sido desplazado por alguien más fuerte. A las puertas del siglo XXI, ciento dos albano-kosovares, ciento dos personas, aguardan a que la justicia se imponga a la ignominia, para así poder realizar su gran sueño: vivir en paz.

"Que de ahora en adelante, vuestro honor no venga determinado por el lugar de donde procedéis, sino por aquel al que os dirigís." F. Nietzsche.

  • BLOG DE DEPORTES

    Nacho Martínez

    Piqué, tú no eres la víctima

  • Síguenos en Facebook y Twitter
    © 1997-2019 AGD y LaSemana.es
    ¿Quiénes somos? | Contratar publicidad